¿Cómo guardar tu ropa de cama de invierno?

Guardar la ropa de cama puede parecer simple, pero en realidad el almacenamiento a largo plazo de los edredones de plumas y mantas puede ser una tarea difícil. Para empezar, debido a su gran volumen guardarlos en casa puede causar más de un problema.


Para algunos ya estamos en la época en que guardamos frazadasplumones y ropa abrigada, para dar paso a primeras capas, ¿Dónde y cómo almacenamos el plumón para mantenerlo a la perfección?

Como primer consejo te recomendamos ventilar diariamente la habitación y el plumón para liberar la humedad que absorben durante la noche, así revitalizar el relleno conservando todas sus propiedades.


Antes de guardarlo te recomendamos:

  1. Lava la ropa en agua fría

  2. Seca los mantas en una secadora lo suficientemente grande a temperatura media

  3. No sobrecargues la lavadora

  4. Deja que la tela se seque

Cuando lo guardes debes ponerlo en una bolsa y en un lugar seco, para que así no absorba humedad y al utilizarlo la próxima temporada siga tal cual fue guardado.

Si es relleno de pluma, te recomendamos usar una bolsa de algodón para potenciar la transpirabilidad

Si quieres reducir el volumen a la hora de guardarlo, existen bolsas que permiten hacer el vacío con la aspiradora y así reducir el volumen en un tercio aproximadamente.

Puedes incluir un antipolillas y una bolsa perfumada junto a tu plumón

Guárdalo en un mueble sin mucho peso encima y ¡Listo!


¡Un consejo para tus mantas!  

Expónlas al sol.

Cuando retires tus mantas de tu almacén seguro, lávalas, sécalas y cuélgalas cuidadosamente en el tendedero en un día soleado. El sol ayudará a desodorizar y matar la bacteria que causa el mal olor en la tela de manera natural.

Esperamos que el próximo invierno disfrutes de tu ropa de cama en perfecto estado